Delicada, realista y dramática, Roma podría ser una de las mejores películas de la última década.

Roma es una película increíblemente poética desde todo punto de vista, y es posible que sea una de las mejores y más maravillosas de la última década. Retratada con imágenes en blanco y negro, Roma logra representar de forma única, intensa y conmovedora una época, un clima sociopolítico y un universo al fin, que resulta sumamente táctil y realista, en el que la cámara observa desde la distancia con movimientos extremadamente delicados, capturando a la perfección la vida de una familia ordinaria de clase media-alta de la ciudad de México del principio de los años 70’.

El espectador se adentra a la historia a través de la emotiva, inocente y femenina mirada de Cleo, una empleada doméstica, desde la que se puede apreciar la cotidianeidad y la rutina de la familia con la que vive. La belleza, el arte, y la crudeza presente en cada una de las tomas de Roma es innegable, y a medida que transcurre el tiempo de este largometraje que respira verdad en todo momento, los silencios dramáticos y melancólicos de Cleo, presentes a lo largo de la película, hacen evidentes su dolor, pena, impotencia y sufrimiento, en un ambiente en el que todo se destruye de a poco, rompiendo la apariencia de falsa felicidad que podemos apreciar al comienzo de la película.

El director, Alfonso Cuarón, se encargó de visibilizar a las minorías indígenas de México, resaltar las diferencias sociales entre las distintas poblaciones, y de darles protagonismo a las mujeres oprimidas que no tenían voz en la sociedad mexicana de principios de la década de los años setenta, dominada por la discriminación económica, de género, y racial, y convirtió una historia íntima, basada en sus propias memorias, en una maravillosa película en la que homenajea a las mujeres que lo criaron durante su infancia.

Sin embargo, la excelencia de la película se debe, en gran parte, a la magnífica actuación de Yalitza Aparicio (quien interpreta a Cleo), una mujer proveniente de la etnia indígena mixteca que nunca antes había estudiado actuación. Yalitza se encargó de romper los estereotipos impuestos por la sociedad de hoy en día, mediante apariciones en las portadas de reconocidas revistas de moda como Vogue Vanity Fair, rompiendo los cánones estéticos que fueron (y siguen siendo) introducidos en el imaginario colectivo, que provienen de una clara sucesión machista, racista y clasista, y convirtiéndose en un ícono de la diversidad cultural.

Roma hasta la fecha fue galardonada con dos Golden Globes (en las nominaciones de mejor director y mejor película) y cuatro Critics Choice Awards (incluyendo también los premios a mejor director, mejor película y mejor fotografía), entre otros, y, aunque las nominaciones a los Oscars no se hicieron públicas hasta la fecha, Roma es una fuerte candidata a llevarse la estatuilla.

La película también inspiró a artistas para seguir creando nuevos contenidos, como fue el caso de Billie Eilish, quien lanzó recientemente un nuevo sencillo titulado “When I was Older” (“Cuando yo era grande”), a lo que Alfonso Cuarón respondió a través de Twitter “Muchas Gracias Billie Eilish, tu canción es emocionante y hermosa”. La canción contiene sonidos originales de la película como son los gritos de la protesta de estudiantes y los ladridos del perro, Borras, que fueron convertidos por la cantante estadounidense de apenas diecisiete años, en elementos de percusión rítmica. El sencillo se basa específicamente en una de las frases que podemos escuchar en Roma, cuando uno de los niños, Pepe, le dice a Cleo “Cuando yo era grande solía ser marinero, pero me ahogué en una tormenta”, como si de cierta forma recordara otras vidas a las que perteneció, y en las cuales tuvo distintas profesiones. La canción será parte de un álbum titulado “Music Inspired by Roma” que contendrá otros sencillos de artistas que el mismísimo Cuarón seleccionó, y será lanzado por Sony Music Masterworks, aunque la fecha aún se desconoce.

Roma es una película cuya aparente sencillez es admirable. Llena de detalles, silencios, de cosas no dichas, y de dolores no culminados, no dejará intacto al público, porque lo más importante del cine ocurre en el espectador en sí, y con Roma, simplemente, ocurren muchas cosas que no se ven con los ojos.

2 thoughts on “ROMA: Una de las mejores películas de la década

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías